UBA: los alumnos deberán hacer trabajos solidarios

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UBA: los alumnos deberán hacer trabajos solidarios

Mensaje  Cesárea Tinajero el Dom 27 Mayo 2012, 23:19


Clarín.com

SOCIEDAD · Educación · UBA

UBA: los alumnos deberán hacer trabajos solidarios

Por Marcelo Bellucci

Será condición para recibirse en todas las carreras. El cambio rige para quienes ingresen en 2013. A lo largo de la cursada tendrán que sumar al menos 40 horas de tareas relacionadas con lo que están aprendiendo. Para los que ya estudian será optativo.


Del aula a la calle. Alumnos en clase en la Facultad de Filosofía. Buscan que lleven esos conocimientos a prácticas en beneficio de la comunidad.


22/05/12

Desde el año próximo, los alumnos de la UBA tendrán que cumplir trabajos solidarios antes de recibir su diploma. Así lo anticipó ayer el rector de la universidad, Rubén Hallu. Se trata de una nueva estrategia pedagógica que pretende articular actividades de aprendizaje y servicio.

Siguiendo estos lineamientos, el proyecto que fue aprobado por el Consejo Superior indica que los estudiantes que ingresen a cualquiera de las 13 facultades de la UBA desde 2013, durante el ciclo académico tendrán que cumplir un mínimo de horas obligatorias de educación solidaria relacionadas con su carrera.

El rector precisó en una entrevista con DyN que “deberán cumplir un mínimo de 40 horas obligatorias de trabajo comunitario o educación solidaria a lo largo de la carrera y relacionado con los conocimientos adquiridos”, que aplicarán en “zonas vulnerables”.

El conductor de la principal universidad del país destacó que “puede ser un instrumento de cambio, acercando a la universidad a los sectores más desfavorecidos y ayudando a promover su desarrollo”. Hallu agregó que “la producción de saberes de la universidad debe contemplar las particularidades de la sociedad en la que está inserta, detectar los problemas y desafíos, ofrecer respuestas, realizar acciones directas y retroalimentar el desarrollo de nuevos contenidos”.

En el caso de los alumnos que ya iniciaron la carrera, aclaró que no será obligatorio pero que igual “podrán realizar las acciones solidarias en forma optativa, ya que no se puede cambiar un plan estudio que está vigente” .

Entrando más en detalle sobre estas prácticas, Oscar García, secretario de Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil, especificó que “van a ser obligatorias y pueden depender de una materia o de varias. El estudiante va a completar estas actividades fuera del aula y el requisito elemental es que deben tener impacto curricular. Este concepto es lo que diferencia estas prácticas de cualquier iniciativa solidaria”.

Sobre cómo se va a controlar el cumplimiento de esta tarea comunitaria, García indicó que “cada facultad podrá centralizar la información de cada alumno en una oficina para su evaluación o bien cada cátedra podrá manejar su propio proyecto. Y como ocurre con cualquier materia optativa, una vez completada la cuota horaria, el profesor va a certificar que las horas fueron cumplidas y están aprobadas”. Los proyectos presentados deberán estar a cargo de un profesor y un equipo de docentes auxiliares que supervisen las actividades de los estudiantes.

La resolución 520-10 se aprobó en mayo de 2010, pero recién ahora se anunció su aplicación. En el artículo 3°, explicita que “todas las facultades deberán elevar al Consejo Superior los proyectos en donde se realizarán las Prácticas Sociales Educativas, para ser refrendados e incorporados a una base de datos cuya oferta estará a disposición de todos los estudiantes de la universidad. Dicha presentación se realizará a través de la Secretaría de Extensión Universitaria”. García dio un ejemplo de cómo serían estas prácticas: “Un estudiante avanzado de Medicina podría asistir en la rehabilitación de pacientes”. Algo que el funcionario remarcó es que “no se trata de una reforma curricular, porque no se está modificando el plan de estudio. Simplemente, es un requisito más, como podría ser el examen de salud”.

Estas prácticas, según reza la resolución, constituirán un medio adecuado para “colaborar con los profesores en la integración de la investigación y la enseñanza”. También, señala, serán una herramienta eficaz para que los estudiantes desarrollen las habilidades y los valores de la ciudadanía, adquieran diversas visiones del mundo y alcancen una posición reflexiva frente a la realidad.

Carlos Mas Vélez, secretario general de la UBA, afirmó que el objetivo de esta nueva propuesta es que funcione “como un mecanismo de compensación social a través del cual la universidad hace realidad su función social, poniendo al servicio los saberes que produce y enseña, permitiendo fomentar la colaboración en la comunidad”.



Dos especialistas lo aprueban

“Es una decisión excelente que se haya incluido en la currícula de todas las carreras universitarias que los estudiantes realicen tareas solidarias. Cuarenta horas en el año no es un gran esfuerzo y es muy útil para la sociedad. Las personas no nacen solidarias; aprenden a ser solidarias”, señala Abraham Gak, profesor honorario de la UBA, ex rector del Pellegrini y director del Plan Fénix. Y apunta que en 1985 incluyó este tipo de trabajo, en forma voluntaria, en el plan de estudios de Ciencias Económicas y luego en el Pellegrini para los alumnos de primero y segundo año.

“Es una buena medida porque vincula a la universidad con la demanda de la sociedad. Es interesante analizar cómo se define esa demanda en la cual el Estado nacional juega un fuerte rol”, afirma Gustavo Iaies, director del Centro de Estudios de Políticas Públicas (CEPP).



Entre los estudiantes, las opiniones están divididas

Por Mariano Gavira. Especial

Algunos creen que es una medida positiva. Otros, que les restará tiempo a los que trabajan.

Entre los que ya son estudiantes de la UBA, las opiniones sobre la futura implementación de las tareas solidarias como requisito para poder graduarse están divididas, según pudo comprobar ayer Clarín.

En la puerta de la Facultad de Ciencias Económicas, Antonella Menichelli, que con sus 22 años estudia para ser contadora, dijo que aunque los trabajos comunitarios “no tienen ningún tipo de compatibilidad con la carrera que curso, las haría sin ningún problema”. También alumnos de Económicas, Vera Kosciuczyk (38) y Guido Santacruz (22) coincidieron en que este tipo de tareas “no son para cualquiera”, y menos si son para desarrollar en zonas vulnerables de la ciudad: “La mayoría de la gente no está preparada para trabajar en lugares donde la urgencia es muy grande como villas, comedores y hogares de tránsito”, señaló Vera. A su lado, Guido asentía con la cabeza y agregaba que está de acuerdo con la medida, pero que “tendrían que buscarle la vuelta para que los trabajos tengan relación con la carrera que uno estudia”.

Cruzando la calle, en la Facultad de Medicina, el alumnado está en general a favor, quizás por el costado humano que un médico requiere. Ezequiel Salazar, 24 años, afirmó que él ya participa en campañas de ayuda comunitarias por propia convicción: “Es una forma de devolverle a la sociedad lo que nos ofrece. No podemos dejar de ver que todos en esta universidad estudiamos gratis”.

Leonardo Chiesa (24), estudiante de Relaciones del Trabajo, dejó pasar un colectivo para brindar su opinión contrapuesta. “Esto no debería ser obligatorio para todos.

Los que trabajan tendrían que quedar exentos.

No todos tenemos tiempo para actividades extra”, aseguró. En la UBA, el 63% de los alumnos trabajan, y de éstos el 60% lo hace más de 35 horas semanales. En el mismo sentido se expresó Ramiro Naya, de 23 años. Este estudiante de Sociología cree que deberían modificarse muchas cosas dentro de la universidad antes de poder implementar medidas de este tipo. “Los textos que tenemos para estudiar son muy antiguos. Creo que hay otras prioridades que hacen a la realidad de hoy en día”, reclamó.



Crearán un nuevo colegio secundario

En la misma entrevista en que anunció la educación solidaria, el rector Rubén Hallu anticipó que la UBA creará un nuevo secundario preuniversitario, especializado en tecnologías de la comunicación e información y en medios. Este proyecto deberá ser aprobado por el Consejo Superior de la UBA y ahora lo está analizando la comisión de Enseñanza de ese cuerpo. “Permitirá diversificar la oferta actual al incorporar orientaciones más afines a las carreras exactas, ingenierías y arquitectura”, explicó el rector. Aún no se sabe en qué barrio se ubicará y probablemente sea en el Gran Buenos Aires “ya que la General Paz actualmente no es más una división”, agregó. Esta nueva escuela se sumará a las tres que ya dependen de la UBA: los tradicionales Nacional Buenos Aires y Carlos Pellegrini, y la Técnica especializada en Producción Agropecuaria que se abrió en 2008 en la facultad de Agronomía.


Fuente: http://www.clarin.com/sociedad/educacion/titulo_0_704929571.html
avatar
Cesárea Tinajero
Colaboradora

Mensajes : 286
Fecha de inscripción : 18/08/2011
Localización : Buenos Aires, Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.